7 pruebas médicas que debes hacer ya a tu perro viejito

BLOG-1.jpg

El número de chequeos veterinarios que debe tener tu perrito depende, sobre todo, de su edad. Son más habituales cuando son cachorros y muy mayores. El objetivo de los chequeos periódicos es prevenir enfermedades y garantizar el bienestar de tu mascota, por lo que son imprescindibles.

Desde los 7-8 años (dependiendo de la especie y tamaño, como ya lo hemos comentado en éste artículo) recomendamos realizar, al menos, un chequeo completo anual a nuestra mascotita; puede parecer excesivo, pero debemos tener en cuenta que un perro de 10 años que acudiese una vez al año al veterinario sería como una persona de más de 70 que solamente fuese al médico cada 7 u 8 años.

 
¿Que edad tendría mi mascota en años humanos?

¿Que edad tendría mi mascota en años humanos?

 

Estos chequeos geriátricos son muy importantes, sobre todo desde el punto de vista de la medicina preventiva: la detección precoz de procesos patológicos que aún no den síntomas pero que ya se estén desarrollando, es clave para el éxito de un posible tratamiento.

En muchas enfermedades asociadas a la edad avanzada, una vez que aparecen los primeros síntomas puede ser demasiado tarde para realizar una terapia adecuada, con lo que la duración y la calidad de vida de nuestra mascotita podrían verse sensiblemente disminuidas.

Por otra parte, la realización de estas pruebas nos permitirá contar con una valiosa referencia con la que comparar futuros análisis, detectando así variaciones patológicas con mayor precisión.

Éstas son las 7 pruebas que debes hacer a tu perrito cuando notes que se está convirtiendo en un adulto mayor

Prueba No. 1: Control del Peso y Condición Corporal

La obesidad es uno de los problemas más frecuentes en animales mayores, y puede acarrear gran cantidad de trastornos muy importantes para nuestra mascota.

Mira en este video a qué nos referimos.

Prueba No. 2: Medición de la Presión Arterial

Se ha especulado que la hipertensión primaria o idiopática puede ser de origen genético, pero no existen pruebas concluyentes. Por otro lado, la hipertensión canina secundaria puede ser un tipo de alarma ya que es muy común que sea consecuencia de alguna afección que, si no es tratada a tiempo, pudiera resultar en daños neurológicos, cardiovasculares y/o renales.

Los perros más propensos a sufrir hipertensión son los perros viejitos y obesos, razón por la que debes llevar a tu mascota al veterinario a que le cheque la presión arterial.

Prueba No. 3: Exploración anatómica

Dentro de los cuidados que debemos darle a nuestra mascotita está el revisar su cuerpo de forma periódica, especialmente a los perritos de edad avanzada. Al realizar la visita con el veterinario, él pondrá especial atención a la trufa, ojos, orejas y piel en general, donde podría detectar -entre otros problemas- dermatitis; en el caso de la salud bucal, se puede prevenir la pérdida de piezas dentales; en las uñas y articulaciones podrían prevenirse problemas de movilidad; además, en la zona genital y anal, donde pueden prevenirse problemas de obstrucción o inflamación.

Prueba No. 4: Exploración neurológica

Las afecciones del sistema nervioso son comunes entre los perros viejitos, si te aseguras de hacer pruebas neurológicas constantes con tu veterinario, podrías llegar a evitar convulsiones, alteraciones de la marcha, debilidad, alteración del estado mental, de los sentidos, entre otros peligrosos padecimientos.

En el siguiente enlace expertos hablan más al respecto.

Prueba No. 5: Electrocardiograma y auscultación

El electrocardiograma es la representación gráfica de la actividad eléctrica del corazón. En la revisión, el veterinario se asegurará de medir el ritmo y la regularidad de los latidos cardíacos y también el tamaño y la posición de las cámaras del corazón de tu perrito.

La auscultación detecta y analiza sonidos producidos en el corazón por la apertura y cierre de las válvulas cardiacas.

Ambas pruebas ayudarán al veterinario a descubrir posibles irregularidades que puedan dar lugar a enfermedades graves del corazón y prevenirlas con ejercicio y medicamento.

Prueba No. 6: Análisis del Sistema Digestivo

Las heces de los perritos se analizan para detectar diversas enfermedades del estómago y el intestino, como presencia de virus, bacterias, parásitos y signos de trastornos intestinales.

El veterinario tomará una muestra fresca de sus heces, para lograr un diagnóstico correcto y estará atento a cualquier síntoma de enfermedad o cambios para darle atención médica inmediata. Es importante diagnosticar la infección de manera temprana, ya que podría progresar rápidamente y causar complicaciones.

Prueba No. 7: Análisis sanguíneo

Gracias a él podremos apreciar la correcta funcionalidad de los órganos internos , así como detectar infecciones, inflamaciones, anemias y todo tipo de alteraciones hematológicas. Permite conseguir mucha información en poco tiempo y de manera relativamente económica.

Lo normal es que el veterinario tome la muestra de la pata delantera pero, en determinados casos, puede hacerlo de la zona del cuello. Muchas clínicas ya cuentan con los aparatos necesarios para analizar la sangre ahí mismo, pudiendo así obtener los resultados de los parámetros básicos en pocos minutos. Esto va a permitir iniciar el tratamiento con rapidez.

Ahora sí, después de cuatro semanas tienes una buena cantidad de aspectos que necesitas saber para darle los mejores cuidados a su viejito.

*Este artículo es únicamente informativo, en Animal Rest no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Si notas que tu perrito presenta cambios en su salud o comportamiento, llévalo lo más pronto posible al veterinario para que realice los estudios que considere pertinente.