Car-Can, donde la esperanza nunca se pierde

Silla de ruedas para conejo

¿Qué pasa cuando sabes que tu mascotita está enferma?

Buscas a toda costa un médico especialista, medicamento o tratamiento para procurar su salud y bienestar, ¿cierto? Pues eso es justo lo que hace el Doctor Javier Herrera, director de Car-Can.

Clínica que tiene como objetivo llegar a todas las mascotas que por padecer algún tipo de discapacidad, podrían tener como destino la eutanasia, lo que evitan con su equipo de especialistas, tratamientos y productos, con los que logran mejorar enormemente su calidad de vida.

El Doctor Herrera tardó año y medio, entre investigaciones y pruebas, para desarrollar el primer prototipo de silla de ruedas para perros. Herramienta que patentó en México como modelo de utilidad y no como invención.

En países como Estados Unidos y España existía ya, desde hace varios años, un prototipo funcional para las mascotas, sin embargo, en México, Javier es el pionero en la fabricación de un modelo base que modificaría y diseñaría a su propio estilo.

Car-Can logró armar un modelo que en la actualidad ha tenido muchas modificaciones con respecto al original, aportando un toque personal se ha logrado que cada diseño se fabrique con las características de cada raza. Cada diseño se fabrica con base al tipo de lesión que presenta cada animalito, pudiendo ser a nivel de cabeza, columna vertebral o un sitio específico, también en miembros torácicos , pélvicos o vértebras caudales.

Silla de ruedas para gatito

En Car-Can se han fabricado más de 6,000 sillas de ruedas de manera artesanal y con respaldo médico que responde a las necesidades físicas y actividades de los pequeñitos.

Car-Can es una clínica 100% mexicana que trabaja con el corazón.

Y lo demuestra con bajos costos y sus muchos actos altruistas. Entre los que se encuentran varios rescates a perritos callejeros, a los que rehabilitan para después buscarles un hogar.

¿Quiénes pueden ser pacientes de Car-Can?

Todos aquellas mascotitas que requieran una silla de ruedas, prótesis y férulas, además ofrece terapias de acupuntura, hidroterapia, fisioterapia, rehabilitación, consultas de Neurología y Oncología.

Por si fuera poco, Car-Can también ofrece servicios de estética y pensión, todo atendido por un gran equipo que ama, respeta y trata con mucho cariño a los animalitos.

Entre los productos desarrollados por Car-Can se encuentra uno que ayuda a los pequeñitos que han perdido la vista. Se trata de una aureola que va sujeto a un arnés y que permite a las mascotitas seguir teniendo movilidad sin lastimarse con muebles o muros que encuentren en su camino.

¿Quieren ver cómo Car-Can cambia vidas? Chequen este video: